¿Cómo realizar alianzas empresariales exitosas?

Las alianzas estratégicas son una alternativa para el crecimiento empresarial. Estas facilitan el desarrollo de proyectos a aquellas empresas que no cuentan con el capital suficiente para hacerlo, reduce los costos aunando esfuerzos para incursionar en el mercado con mayor fuerza y éxito. Además, brinda la oportunidad de expandirse en planta y mercado en el plano internacional.
Una alianza estratégica es la asociación de dos o más personas físicas o jurídicas, que permite crear cadenas de valor a partir de la combinación de recursos. El objetivo es buscar el respaldo de otras empresas a través de una sociedad, con el fin de obtener una mayor estabilidad económica, la proyección en el crecimiento de nuestro negocio y el incremento de la competitividad de nuestra organización en el mercado, tanto en la esfera nacional como la internacional.
El mayor beneficio se presenta para las empresas nuevas que quieren penetrar en el mercado, pues las alianzas sirven como apalancamientos que maximizan el beneficio de las empresas y reducen la confrontación de competidores, proveedores, clientes, etc. Para poder realizar alianzas exitosas es necesario puntualizar en tres ciclos fundamentales de creación y ejecución estratégica. El primer ciclo es el de formulación, seguido por el ciclo de evaluación de los socios y las empresas y finalmente, el ciclo de negociación de las partes y posterior ejecución del proyecto.
1. Ciclo de formulación de la estrategia:
Determine cuáles son los alcances y los objetivos que se quieren lograr, para así identificar qué empresa es la más adecuada y compatible para realizar la alianza.
Identifique qué tipo de alianza puede ser la más funcional para su empresa (figura 1). Se deben tener en cuenta aspectos como la naturaleza de las empresas que realizarán la alianza y el potencial de cada una, los beneficios que se pueden lograr y los posibles riesgos que se enfrentarían, gastos conjuntos y medidas alternativas en caso de crisis.

Figura 1. García (2016). Alianzas estratégicas comunes.
2. Ciclo de evaluación de los socios:
Establezca el valor propio de la empresa (y del socio), los puntos fuertes y los aportes que ésta puede brindar a la otra parte que se une al proyecto empresarial. Al igual, se debe conocer y determinar la importancia de la otra empresa (u otras empresas y socios) en el desarrollo y participación del negocio. Los aportes de ambas partes pueden ser de capital, procesos de manufactura, recaudación de fondos, conocimiento, experiencia y propiedad intelectual.
Analice cuáles son las debilidades y las fortalezas que posee el socio o la organización, con ello podremos comprender qué aspectos puede potenciar y complementar del negocio. También es necesario indagar en el estilo de administración de la empresa con la que se realizará la alianza, pues esto permite reducir el margen de incompatibilidad a la hora de ejecutar el proyecto.
3. Ciclo de negociación y operación:
Defina aspectos estratégicos, administrativos y operativos de la alianza. ¿Quién tomará las decisiones? ¿Quién administrará la alianza? ¿Cuál será el papel que desarrolle cada parte en la alianza? ¿Quién representará externamente a las empresas aliadas? ¿Cómo se repartirán o reinvertirán las utilidades? ¿Qué nombre utilizarán para patentar los resultados?
Asegúrese de que la matriz administrativa centralice los procesos y permita el acceso de cualquiera de las partes, con el fin de eliminar el exceso de canales que generan ruido en la comunicación y en la funcionalidad del proyecto constituido. Además, se debe definir cómo se llegará a un acuerdo común entre las partes en caso de que se presenten conflictos o discrepancia entre las mismas.
Las alianzas estratégicas pueden llegar a su fin si alguna de las firmas asociadas así lo decide. La finalización puede ser natural, si los objetivos de la alianza ya se cumplieron y no se requiere de más cooperación de los aliados. Se puede presentar una finalización prematura, si una de los partes desea retirarse antes de cumplir con el objetivo de la alianza; en este caso, la contraparte puede decidir si continuar autónomamente con el proyecto que se creó. La alianza también puede llegar a su fin si una de las dos firmas adquiere otro socio o absorbe a los socios más pequeños.
Referencias:
Aranda, H. (2009). Tipos de alianzas estratégicas. Recuperado de: http://es.slideshare.net/hugoaranda/clase-6-tipos-de-alianzas
Cardenas, Y. Malazquez, K. Ramos, Y. Tuesta, P. (2013) La alianza estratégica. Universidad Peruana los Andes. Recuperado de: http://www.academia.edu/5063388/ALIANZA_ESTRATEGICA
Lopez, C. (2001). Alianzas estratégicas, alternativas para el crecimiento empresarial. Recuperado de: http://www.gestiopolis.com/alianzas-estrategicas-alternativa-para-el-crecimiento-empresarial/
Gómez, L. Alianzas estratégicas. Un nuevo enfoque. Revista PYME Administrate hoy. Recuperado de: http://casia-creaciones.mx/ifile/Pyme%202007/Abril%20156/Pyme156p57-60.pdf
Cerrar menú
0
×

Carrito

WhatsApp chat Contáctanos ahora!